Web Certificada

La trombosis venosa profunda

trombosis-venosaSegún la información estadística más reciente, la trombosis venosa profunda cobra más vidas al año que el cáncer de mama y el sida. Este trastorno se desarrolla al formarse un coágulo en las venas profundas del cuerpo, generalmente en las piernas y muslos. El coágulo puede formar una obstrucción que causa dolor e hinchazón. Si este llega a desprenderse y viajar por el torrente sanguíneo este coágulo se denomina embolia y si se atasca en los pulmones, cerebro, corazón u otras partes del cuerpo puede ocasionar lesiones graves.

Tantos los jóvenes como adultos pueden sufrir de embolias, en especial las personas que permanecen sentados por mucho tiempo, quienes viajan frecuentemente en avión y los atletas que frecuentemente se lesionan.

Entre los factores que incrementan el riesgo tenemos: el fumar, el reposo en cama, después de una cirugía, luego de un implante de marcapasos o catéter cardíaco, fracturas pélvicas, fracturas en las piernas, exceso de producción de glóbulos rojos, medicamentos con estrógenos y obesidad.

Los síntomas generales son: hinchazón o edema en una pierna, cambio en el color de la piel de la pierna (enrojecimiento), aumento en el calor de una sola pierna, dolor de pierna en el momento de apoyar el peso corporal en la misma y sensibilidad excesiva en una pierna.

Los exámenes diagnósticos ordenados por un médico son el mejor método para determinar si un paciente está sufriendo de trombosis venosa profunda. Entre los más comunes están la ecografía por doppler, venografía, exámenes de sangre y pletismografía.

Tratamiento de la trombosis venosa profunda

El tratamiento se da con medicamentos anticoagulantes tal como lo es la heparina. Estos medicamentos pueden evitar que se formen más coágulos pero no deshacer los coágulos ya existentes. La heparina se aplica por vía intravenosa y su administración puede requerir la hospitalización del paciente o mediante inyecciones diarias de manera ambulatoria.

El coumadin es recetado por períodos más prolongados, y se administra por vía oral. Puede recetarse el uso de medias especiales que contribuyan a que no se formen nuevos coágulos.

Con muy poca frecuencia se recurre a la cirugía para este tipo de trastorno, no obstante, los procedimientos invasivos pueden incluir la colocación de una malla que impida que el coágulo viaje a los pulmones, la extracción de un coágulo o inyecciones con fármacos trombolíticos.

Muchas veces la trombosis venosa profunda desaparece sin problema alguno, pero la misma puede presentarse nuevamente. El uso de medias de compresión puede ayudar a prevenir la reaparición de este problema.

{ 0 comentarios… add one }

¡Deja un comentario!

Artículo siguiente:

Artículo anterior: