Web Certificada

Trasplante de médula ósea

El trasplante de médula ósea es un procedimiento en el que se depositan células madre a un paciente cuya médula ósea ha sido dañada a causa de recibir tratamientos de quimioterapia o radiación. Existen tres tipos de trasplante de médula ósea: El trasplante alogénico, el trasplante autológo y el trasplante de células madre desde el cordón umbilical.

Trasplante alogénico

El trasplante alogénico es cuando un donante genético compatible dona células madre para trasplantar al paciente ó de un donante compatible no relacionado.

Trasplante autológo

El trasplante autológo es cuando al paciente se le extrae células madre antes de recibir el tratamiento invasivo y se le trasplantan las células madre preservadas posteriormente.

Trasplante desde el cordón umbilical

El trasplante de sangre del cordón umbilical es en el que se extrae la sangre del cordón umbilical del bebé y se preservan las células madre para trasplantarlas cuando el paciente pueda necesitarlas.

¿En qué consiste?

El trasplante de médula ósea está indicado para pacientes con diagnósticos de leucemia, linfoma, mieloma múltiple, talasemia, anemia depranocitica, anemia aplásica, síndromes de inmunodeficiencia severa, tipos de cáncer que se presenten con tumores sólidos tales como de seno y ovarios.

Después del trasplante es posible que se den las siguientes complicaciones: rechazo al injerto, infecciones, menopausia prematura, diarrea, nauseas, vómitos, infecciones severas, anemia, enfermedad de injerto contra huésped, cataratas entre otras.

El paciente puede quedarse entre cuatro a seis semanas en la unidad de trasplantes, para evitar así la exposición a enfermedades virales o infecciones.

Después de que el paciente es trasplantado se le llevará una minucioso control de la sangre. Es probable que el paciente pueda necesitar múltiples trasfusiones de sangre. Se le administrará antibióticos, antivirales y antimicóticos con el objeto de prevenir o combatir cualquier infección. Puede ocurrir que le den medicamentos contra la enfermedad injerto contra huésped.

El pronóstico de éxito de un trasplante conlleva ciertos factores tales como las características genéticas del paciente, la edad, el tipo de trasplante que recibió, el estado de salud, el tipo de enfermedad que tiene, que tipo de quimioterapia o radioterapia recibió antes del trasplante, y el tipo de complicaciones que el paciente tuvo después del trasplante entre otras.

Los avances médicos han logrado que el trasplante de médula ósea sea utilizado más frecuentemente y aumentar el tipo de enfermedades que se pueden tratar.

El éxito de este tipo de trasplante depende mucho de los cuidados, controles y seguimientos del paciente luego de haber sido tratado.

{ 0 comentarios… add one }

¡Deja un comentario!

Artículo siguiente:

Artículo anterior: