Web Certificada

Funciones del hígado y enfermedades

El hígado es el órgano interno más pesado y grande de nuestro cuerpo, es de gran importancia debido a su actividad metabólica. El hígado pesa alrededor de cuatro libras, es de forma piramidal, su color es rojo oscuro y está situado debajo del pulmón derecho.

Funciones del hígado

La función del hígado incluye la secreción de la bilis que es necesaria para la absorción de grasas y la actividad digestiva, sintetiza las proteínas y almacena vitaminas, glucosa y grasas. Su tarea más importante es la de purificante, ya que elimina toxinas que pueden ser nocivas para el cuerpo y las transforma en otras inocuas en la sangre.

La salud del hígado es vital para que nuestro cuerpo funcione a pleno rendimiento. El hígado puede funcionar estando dañado. La clave para el buen funcionamiento y la salud del hígado es una dieta que incluya antioxidantes tales como las verduras y frutas, así como alimentos que contengan alto nivel de azufre, tales como la cebolla y las coles.

El hígado es el que se encarga de que el alcohol que ingerimos no sea dañino para nuestro cuerpo. Si el consumo de alcohol es constante, el hígado sufre daños de consideración que pueden degenerar en cirrosis.

Enfermedades del hígado

Entre las enfermedades principales del hígado podemos indicar:

  • La cirrosis: es causada por el consumo excesivo de alcohol.
  • La hepatitis autoinmune: esta es causada por anticuerpos que hacen que el sistema autoinmune ataque al hígado.
  • Abceso hepático: consiste en una acumulación de pus causada por un parásito intestinal.
  • Hemocromatosis: cuando existe acumulación excesiva de hierro en el cuerpo.
  • Hepatitis D: empeora la condición de quienes sufren ya de hepatitis B.
  • Hepatitis A: es trasmitida por los alimentos y agua contaminadas, así como por contacto con enfermos portadores, es la más fácil de tratar ya que no permanece en el cuerpo después de que el virus se resuelve.
  • Hepatitis B: este virus en la mayoría de las veces se deshace en seis meses, pero el diez por ciento de las personas que lo contraen desarrolla una infección crónica de por vida. Sus portadores pueden propagar la enfermedad por medio de la sangre, jeringuillas infectada, relaciones sexuales sin protección, tatuajes con agujas contaminadas ó de madre a hijo durante el alumbramiento.
  • Hepatitis C: la tienen pacientes que portan su virus, y lo pueden haber recibido si han recibido transfusiones de sangre, si fueron receptores de un órgano de un donante infectado, si se comparte jeringuillas con un portador, si se ha recibido diálisis renal durante mucho tiempo, ó si a causa de su trabajo están en constante contacto con sangre o productos derivados de la sangre.
{ 0 comentarios… add one }

¡Deja un comentario!

Artículo siguiente:

Artículo anterior: