Ir al foro

Web Certificada

Hemofilia: síntomas y tratamiento

La hemofilia es un trastorno de la coagulación de por vida que impide que la sangre no coagule adecuadamente. Las personas que sufren de hemofilia tienen una deficiencia en la proteína sanguínea que permite la coagulación y controla las hemorragias.

Un paciente con hemofilia sangra por un período más largo de tiempo que una persona que no sufre de este trastorno. El mayor riesgo de estas hemorragias, es que pueden darse internamente y de manera espontánea o causada por lesión. Cuando las hemorragias se dan en los músculos o en las articulaciones, se producen síntomas dolorosos, rigidez, discapacidad, daños severos en las coyunturas e incluso la muerte.

Hemofilia y herencia genética

La hemofilia es hereditaria, no es contagiosa o puede adquirirse como resultado de una patología previa. Actualmente se ha observado que en los casos nuevos se detecta una mutación genética en la madre, que puede hacer que un paciente nazca con este trastorno aún cuando no tenga antecedentes familiares de hemofilia.

Cuando el padre tiene hemofilia, no transmitirá la hemofilia a sus hijos, pero las hijas mujeres serán portadoras de este gen. Cuando la madre es portadora de este gen puede tener descendientes con este trastorno.

Síntomas de la hemofilia

Los síntomas de la hemofilia incluyen moratones de gran tamaño, hemorragias en articulaciones y en los músculos, hemorragias espontáneas sin causa alguna, hemorragia prolongada posterior a una extracción dental, un accidente, cirugía o un corte, así como hemorragia interna de órganos vitales posteriores a un tratamiento médico de cuidado.

Tratamiento de la hemofilia

La hemofilia no tiene cura, pero existen tratamientos disponibles que son eficaces. El tratamiento de hemofilia se hace por vía intravenosa, aplicando el factor faltante en el flujo sanguíneo del paciente. Las hemorragias pueden ser aliviadas aplicando grandes cantidades del factor coagulante, y cuando este llegue al área afectada a través del torrente sanguíneo.

Las personas que sufren hemofilia pueden llevar una vida normal, siempre y cuando sigan el tratamiento adecuado. La tasa de mortalidad en pacientes jóvenes se ve elevada si estos pacientes no reciben el tratamiento. Existen 450,000 pacientes en todo el mundo, pero lamentablemente sólo el 25% de los enfermos reciben el tratamiento.

Tipos de hemofilia

Los tipos de hemofilia más comunes son la hemofilia clásica y la hemofilia de Christmas, ambas se caracterizan por un faltante total o parcial del factor coagulante en la sangre. La gravedad de la hemofilia depende del porcentaje presencial del factor coagulante, es decir, mientras más baja es la presencia de factor coagulante, más severa es la hemofilia.

{ 1 comentario… add one }

  • yaneth 02/10/2012, 20:58

    me siirviio mucho…. c: xDe

¡Deja un comentario!

Artículo siguiente:

Artículo anterior: