Web Certificada

Convulsiones febriles en niños

Las convulsiones febriles son un fenómeno que ocurre frecuentemente durante la infancia, y aunque aparentemente son generadoras de gran ansiedad en los padres, de manera general se tratan de un proceso benigno y autolimitado que desaparece con la edad.

Las convulsiones febriles son episodios convulsivos asociados a fiebre que afectan a casi un 5% de los niños, y existe cierto factor determinante hereditario siendo muy frecuente que cuando un niño convulsiona se encuentran crisis febriles en alguno de los padres.

Una convulsión febril no indica que el menor sufra de epilepsia, y que este es un proceso benigno que no deja secuelas neurológicas. Es cierto que los menores que sufren de crisis febriles se encuentran en riesgo mayor de desarrollar epilepsia pero el riesgo es ligeramente mayor en comparación a cualquier niño sano.

No se ha demostrado que las convulsiones febriles puedan producir daño cerebral, ni alteraciones cognitivas o neuropsicológicas, y el riesgo de mortalidad es nulo.

Las convulsiones febriles se manifiestan de diversas maneras y generalmente constan de dos fases.

  1. La primera fase que dura menos de quince minutos
  2. La segunda fase que dura menos de una hora.

La fase de convulsión es de tipo tónico-clónica que generalmente presenta rigidez en el tronco y movimientos involuntarios bruscos, semejantes a una sacudida. La fase convulsiva puede ser también atónica y es cuando el bebe pierde el tono corporal y queda flojo. Las fases convulsivas tónicas en la que el niño queda rígido. De manera general es una convulsión que involucra todo el cuerpo, se pierde la conciencia y dura pocos minutos.

La fase normal de recuperación hace que el niño recobra la conciencia, suele llorar y se le nota decaído y muy cansado.

La causa de las convulsiones febriles se basa en una susceptibilidad especial en algunos niños frente a los cambios bruscos de temperatura provocando que la fiebre cause una convulsión.

Las recomendaciones más frecuentes durante un episodio de convulsión febril incluyen:

  • Colocar al niño en un lugar tranquilo.
  • No tratar de frenar los espasmos convulsivos.
  • Colocar al niño de lado en posición de seguridad.
  • Observar detalladamente el tipo de crisis convulsiva para la descripción posterior con el pediatra.
  • Intentar bajar la fiebre, poner al niño en ropas livianas y administrar un medicamento rectal contra la fiebre.
  • Acudir al pediatra u hospital más cercano.
  • No administrar medicamentos orales para evitar que el niño se atragante.

 

{ 1 comentario… add one }

  • Jan 12/01/2012, 16:15

    Para preveer las convulsiones febriles lo mejor es tener un termómetro inalambrico digital que te avisará cuando la temperatura empiece a subir.Recomiendo el de medikramer, a mi me ha sido de gran ayuda; se puede ver en su pagina http://www.medikramer.com

¡Deja un comentario!

Artículo siguiente:

Artículo anterior: